Todos los Oráculos a través de los tiempos

 

 

 

A lo largo del tiempo el hombre siempre ha querido conocer aquello que acontecerá debido a su percepción del tiempo (tanto del pasado como del futuro), y para esto se ha valido de distintos tipos de Oráculos a lo largo de la historia.

Aquí contaremos el origen de algunos Oráculos, como se utilizaban y de qué manera eran vistos por las distintas sociedades en la antigüedad. Y también daremos a conocer la larga trayectoria de algunos de ellos que han sido estudiados y utilizados a lo largo de los siglos.

Y para esto debemos saber que un oráculo es originariamente un intermediario entre una divinidad o entidad superior y nosotros. Esta conexión puede realizarse a través de personajes como los Sacerdotes o las pitias, o a través de herramientas tan variadas como el fuego, los astros, las cartas o las propias manos.

En las primeras civilizaciones ya se utilizaban distintos Oráculos que eran interpretados por los llamadas Chamanes de las tribus. Este personaje podía ser el guía espiritual de la tribu, el médico y el líder, además de ser quien consultaba los distintos Oráculos y realizaba las interpretaciones. Es también en esta época donde podemos encontrar a las primeras hechiceras, sanadoras o brujas, ya que las mujeres eran las grandes conocedoras del entorno.

Conocían las propiedades curativas, afrodisíacas o paliativas de las plantas que las rodeaban y eran también las confidentes del resto de la tribu. Sus conocimientos en ámbitos tales como los partos, el cuidado de enfermos, o los preparativos funerarios hacían de ella un personaje clave en estas sociedades, al que recurrían con las más variadas inquietudes y necesidades el resto de integrantes de estas civilizaciones.

 

En Babilonia y Caldea podemos encontrar el inicio de uno de los Oráculos más utilizados a lo largo de la Historia: la Astrología. En esta civilización existían los mugaks, sacerdotes que con sus estudios en varios ámbitos no solo fueron precursores de la Astrología, si no también de algunas de las ciencias actuales más importantes como la medicina la astronomía o la química. La situación geográfica de esta civilización fue clave para el estudio del cielo, de los ciclos lunares y solares (de los que surgieron los primeros calendarios) y de los planetas, así como del estudio de su influencia en las personas. Una de las civilizaciones más antiguas e importantes en muchos ámbitos es la egipcia, y en ella también encontramos el uso de los Oráculos y de intermediario de forma generalizada. Se conservan varas de marfil que los Sacerdotes utilizaban en sus rituales y se conoce que realizaban conjuros para evitar las picaduras de las serpientes, entre otros. Además en esta sociedad los sacerdotes eran parte de la clase más alta. En el caso de Egipto algunas princesas y reinas fueran Sacerdotisas del templo de Amón, título que otorgaba además el honor de ser la madre de los futuros faraones.

En la antigua Grecia incluso los templos dedicados a antiguos Dioses toman el nombre de Oráculo de la actividad que se llevaba a cabo dentro de ellos, que no era otra que la consulta a Sacerdotes y pitias para conocer lo favorable o no de tomar una decisión. En esta civilización los Oráculos son utilizados por todas las clases sociales incluyendo reyes e importantes comandantes. Sin duda uno de los Oráculos más conocidos de esa época es el Oráculo de Delfos, un templo dedicado al Dios Apolo al que en sus épocas de mayor esplendor los ciudadanos acudían en masa y llegaban a realizar esperas de varios días para ser atendidos.

Por lo tanto la historia nos muestra como en las antiguas civilizaciones los Oráculos son utilizados por culturas muy dispares y por todas las clases sociales, se utilizan de forma cotidiana y en muchos de los casos aquellos que los utilizan son los lideres o guías o de estas sociedades, siendo sus interpretaciones y consejos decisivas en las decisiones de sus conciudadanos.

Y si los oráculos eran utilizados con tanta naturalidad en culturas antiguas como hemos visto hasta ahora ¿por qué a nuestros días llega una imagen tan deteriorada de ellos y de las personas que los utilizan?

La respuesta, sobre todo en el caso de Europa, es que la llegada del cristianismo y la imposición de esta religión, de sus costumbres y sus ritos van en detrimento directo de todas las demás y por tanto de todas aquellas culturas que discernían de sus creencias.

Con la llegada e imposición del Cristianismo de Constantino (314 dc) la iglesia empieza a intentar imponer sus creencias sobre las demás religiones.

Lo hace imponiendo el Culto a un único Dios, resaltando la figura del sacerdote cristiano como el único intermediario entre los hombres y la Divinidad y, para reforzar estas nuevas ideas, se imponen también normas que regulan o prohíben determinadas prácticas. 

En el caso de la preparación de pócimas y brebajes (en muchos casos la única medicina a la que muchos tienen acceso) se impone rezar determinadas oraciones durante su preparación o ingesta. De esta manera la Iglesia comienza a ganar poder en la Sociedad estando presente en sus actos más cotidianos.

Aparece entonces la imagen del Diablo como enemigo del Dios verdadero y el concepto de Castigo Divino. Dos herramientas que servirán para infundir el miedo en una sociedad poco culta y atormentada por las calamidades que atraviesa y que atravesará en los próximos siglos.

Hasta el SXV varios factores como la hambruna, la peste, el nivel cultural de la sociedad y los conflictos sociales, favorecerán el auge de la Iglesia y por tanto el declive del uso de los Oráculos, que hasta ese momento y pese a las normas de la Iglesia se han seguido utilizando de forma cotidiana y de una forma innumerable de variantes.

Es en este punto donde las normas ya están establecidas y la cultura del miedo y el castigo ya ha hecho mella en la sociedad donde empieza la llamada caza de brujas, seguramente el momento más negro en la Historia del uso de los Oráculos.

En Europa entre el s XV y el S XVII hubo 110.000 procesos por brujería y 60.000 ejecuciones.

Es curioso que mientras en Alemania se escribía y editaba el “Maleus Maleficarum” (una guía dividida en tres partes que explicaba las pruebas de que la brujería existía, los tipos de brujería que se podían identificar y por último como detectar y enjuiciar a brujas), en otras partes de Europa como Italia se creaban barajas de Tarot que eran autenticas obras de arte y a la que solo las clases sociales más altas tenían acceso.

Durante este periodo la Astrología también siguió siendo utilizada por las clases prominentes de la sociedad y era común que los astrólogos de la época fueran asesores de reyes y hombres pudientes.

Así que podemos concluir que las clases perseguidas fueron las clases sociales bajas mientras que en la alta sociedad se siguieron utilizando distintos tipos de Oráculos.

Es a partir del SXVIII, en el que la Iglesia pierde poder e influencia, cuando resurge el interés por el alfabeto Hebreo , el antiguo Egipto, las Astrología , el Tarot o el ocultismo.

Es también a partir de este momento en el que aparecen personajes como Madamme Blavasky, Court de Gebelin, Elphias Levi o Papus y sociedades como la Golden Dawn que llegarán a nuestros tiempos a través de sus estudios y sus prácticas, y que son los referentes de los que beben hoy en día gran parte de nuestros conocimientos sobre el Ocultismo y los Oráculos.

A principios de siglo muchos de los poetas, pintores y todo tipo de gente dedicada al arte coquetea con sociedades ocultistas.

Es por ejemplo el caso del gran arquitecto Antoni Gaudí: su obra es un elemento clave del movimiento modernista y cuenta con un gran número de signos relacionados con el ocultismo y la astrología, como por ejemplo las cruces dimensionales de la Pedrera, los signos del zodiaco en el portal de la Sagrada Familia o determinados símbolos en la parte trasera de los bancos de la plaza central del Parque Güell.

En este repasado rápido a lo largo de la historia hemos visto los distintos momentos que ha vivido el estudio y utilización de los Oráculos, momentos de auge en los que son vistos con normalidad por todas las clases sociales, momentos en que solo las clases pudientes hacen uso de ellos, momentos en los que son perseguidos y enjuiciados y momentos de gran curiosidad y estudio acerca de ellos y entonces ¿en que momento estamos?

Habrá a quien le sorprenda la siguiente afirmación: Este es una de los mejores momentos que ha vivido la historia de los Oráculos.

Nunca antes en la historia reciente de los Oráculos estos han sido tan accesibles y conocidos como en la actualidad.

Nunca antes se ha podido consultar tanta información y de forma tan fácil como acercarse a cualquier librería y biblioteca, o sencillamente a través de Internet, para poder estudiar el uso de cualquier Oráculo.

En definitiva este es un gran momento para el uso y estudio de los Oráculos y depende de nosotros aprovechar este momento.

Diferentes Oráculos en la historia

 

Oráculo de Delfos

 El oráculo de Delfos fue un gran recinto sagrado dedicado principalmente al dios Apolo que tenía en el centro su gran templo, al que acudían los griegos para preguntar a los dioses sobre cuestiones inquietantes. Situado en Grecia, en el emplazamiento de lo que fue la antigua ciudad de Delfos, al pie del monte Parnaso.


De las rocas de la montaña brotaban varios manantiales que formaban distintas fuentes. Una de las fuentes más conocidas desde muy antiguo era la fuente de Castalia, rodeada de un bosquecillo de laureles consagrados a Apolo. La leyenda y la mitología cuentan que en el monte Parnaso y cerca de esta fuente se reunían algunas divinidades, diosas menores del canto, la poesía, llamadas musas junto con las ninfas de las fuentes, llamadas náyades. En estas reuniones Apolo tocaba la lira y las divinidades cantaban.

El Oráculo se interpretaba por tres pitonisas, las intermediarias entre Dios y los hombres. Al principio eran jóvenes vírgenes, pero más tarde éstas fueron reemplazadas por campesinas que rondaban los cincuenta años. Para ser pitonisa no había que tener ninguna cualidad especial, y es que el día del Oráculo ésta se purificaba con un baño ritual y se vestía de gala. Después se colocaba en lo más profundo del santuario, y respiraba la exhalación sagrada, que era una sustancia alucinógena que manaba de una grieta del suelo. Esta sustancia le hacía entrar en trance, y comenzaba a hablar con la voz de Apolo. También gritaba, se lamentaba, cantaba palabras incomprensibles… Y todo eso era interpretado por un sacerdote para dar una respuesta al consultante.

Ninguna batalla se libraba sin consultar antes el Oráculo, por ello, el oráculo de Delfos influyó en gran manera en la colonización de las costas del sur de Italia y de Sicilia. Llegó a ser el centro religioso del mundo helénico.
 

 

Oráculo de Bellini

 Desde siempre el hombre siempre ha tenido miedo de lo que pueda acontecer en su futuro. El refrán “nadie está libre de nada” parece reflejar muy bien dicha actitud y, por ende, la necesidad de encontrar la respuesta a sus dudas más inquietantes. Si bien no todas han sido resueltas, en la antigüedad los seres humanos tuvieron como principal medio de consulta a los oráculos, que si bien ya no tienen la misma cantidad de creyentes, aún conservan un gran halo de misticismo y espíritu predictivo.

Tan respetados como temidos, los oráculos eran vistos como la manera de conectarse con los dioses para saber sus designios en torno a la vida futura de una persona o nación, como lo ejemplifica la tragedia griega de Sófocles “Edipo Rey” en la que, por cierto, el protagonista no sale bien parado.

En la actualidad conocemos muchos tipos de oráculos provenientes de diversas culturas. Sin embargo, hay algunos con mayor aceptación que otros por los clarivendentes, debido a que concentran mejor una variedad de ayudas para los consultantes. Así tenemos al Oráculo de Bellini que puede brindar un gran soporte adivinatorio gracias a sus dibujos evocativos y los significados sugeridos de las intuiciones espontáneas con que se ponen en práctica las sesiones.

Cabe señalar que dichas intuiciones son muy apreciadas porque permiten dilucidar, quizá con mayor claridad que en otro tipo de oráculos, ideas, sentimientos, guías e incluso visiones de futuros conflictos que pueden ser evitados. Para ello el oráculo de Bellini funcionan en base a 7 planetas representados en grupos de 7 cartas, las cuales aportan información adicional con los valores planetarios del Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno.

En este tipo de oráculo la lectura empieza del lado derecho. Para que sus resultados sean efectivos se recomienda escoger un lugar tranquilo y tener la mente despejada para prestar la mayor atención posible a lo que nos quiere decir. Una vez que hemos finalizado nuestra consulta, debemos guardar cuidadosamente las cartas en su lugar y no hacer alarde a otras personas de la misma, en especial si tienen el carácter fuerte u hostil.

Para obtener mejores resultados en nuestra consulta (tomando al pie de la letra sus instrucciones podemos hacer de consultantes y consultados a la vez), también se aconseja proteger el ambiente con velas e incienso. El color de las velas corresponderá al día de la semana en que efectuemos la práctica. Así, el lunes será blanca; el martes, roja; el miércoles, naranja; el jueves, azul; el viernes, verde; el sábado, marrón; y el domingo, dorada.
 

 

 

 EL I´CHING: Es uno de los oráculos mas antiguos que existen, según la cultura oriental todo cambia, todo tiene su propia energía y es cambiante y voluble, el I Ching describe un universo en el que la energía creadora proviene del cielo, en tanto la tierra es receptora y fecundadora de esa energía primaria. La filosofía del I Ching supone un universo regido por el principio del cambio y la relación dialéctica entre los opuestos. Nunca presenta una situación en la que no esté incluido el principio contrario al rector del signo, que conducirá a un nuevo estado. Los cambios se suceden de manera cíclica, como las estaciones del año, lo cual muestra claramente el concepto taoísta del yin y yang. Experimentar el I Ching es intentar comprender cómo se generan y se producen los cambios en nuestras circunstancias y en nosotros mismos. Este milenario tratado de leyes universales, cuyo origen se remonta a más de 3000 años de antigüedad, nos indica la dirección natural o de menor resistencia al cambio que presenta la situación en la que nos encontramos.

La posibilidad de descubrir y desenmascarar las contradicciones que se esconden tras las apariencias y llegar a comprender los cambios que se producen en nuestra vida, es principalmente lo que nos ofrece el I Ching a través de la estructura de ideas representadas en los diferentes símbolos y hexagramas y de las relaciones que se establecen entre las mismas.

Si consiguiésemos comprender de antemano las posibles consecuencias de una determinada idea, palabra, hecho o actitud, algunos podrían creer que están adivinando el futuro, aunque realmente, se trataría de una simple previsión, resultado de la comprensión de la relación que existe entre los acontecimientos.

El I CHING es un oráculo, una guía para el éxito.

El I CHING, que contiene y ofrece con sus respuestas toda la sabiduría de la China clásica, ha servido de inspiración para los mas grandes de sus pensadores. Las dos grandes ramas del pensamiento Chino: el Confucionismo y el Taoísmo tienen en el Libro de las mutaciones sus raíces comunes.

La profundidad de su contenido y las múltiples interpretaciones a que se presta han hecho del I CHING una fuente inagotable de sabiduría y una llama constante de misterio. Este mensaje de sabiduría está expresado a través de imágenes poéticas contenidas en 64 hexagramas.  I CHING o Libro de las Mutaciones es el más antiguo y profundo de los libros clásicos de China. El Libro de las Mutaciones es además un libro de sabiduría que contiene las leyes que ordenan todo el universo. Su uso tradicional era de dar respuesta a las importantes preguntas que los hombres de estado le formulaban.